Publicado el

Las mejores rutas en bicicleta de la Conca del Barberá

Además de caminos por los que andar en medio de la naturaleza, la Conca del Barberá cuenta con rutas de montaña para pasear en bicicleta. Hay tantas que no se pueden reunir en un solo artículo, así que hemos recopilado algunas de las que nos parecen más impresionantes si te gusta pedalear y observar bellos paisajes.

La Ruta al Puente de Ollers desde Barberá

Este recorrido circular transcurre por cultivos y tiene como punto de partida la fuente más antigua de Barberá de la Conca, donde se abastecía de agua la población. Se puede hacer medio camino, llegando solo hasta el puente, o regresar de nuevo a la fuente y terminar allí un recorrido de 10 kilómetros con un desnivel muy bajo. Una ruta muy asequible para quienes no tienen experiencia en bicicleta de montaña, admirando el paisaje que ofrecen los campos, llegando hasta Ollers para disfrutar de unos momentos tranquilos.

Al Santuario del Tallat desde Barberá de la Conca

Otra de las rutas que se pueden disfrutar desde esta población lleva al Santuario de Tallat, en un recorrido de casi 13 kilómetros con algo de desnivel, pero también fácil de realizar si no llevas mucho tiempo sobre la bici. El camino pasa por las poblaciones de Pira y Solivella a través de caminos de asfalto y bosques.

Blancafort – Santuario del Tallat – Blancafort

Esta ruta se puede hacer tanto en bicicleta como a pie, pudiendo desviarnos desde la anterior para bajar a Blancafort o haciendo el camino circular que va desde la plaza de los árboles en esta localidad hasta el Santuario, para volver de nuevo allí. Uno de los tramos es parte de la Ruta del Císter.

El Alto Valle del Corb

El Corb une las comarcas de la Conca, Urgell y Garrigues, formando un entorno de alto valor ecológico. En la parte alta del valle se puede disfrutar de bosques y pequeños pueblos que conservan el sabor de antaño. La ruta del Alto Valle del Corb no está diseñada para todo el mundo, tanto por su longitud como por la dificultad que presenta al tener un desnivel algo pronunciado. Son más de 40 kilómetros que transcurren por siglos de historia, donde se pueden ver monasterios en ruinas, iglesias góticas y pueblos con fachadas de piedra, dando la impresión de que hemos viajado a través del tiempo.

La ruta del Cister

Una de las rutas más conocidas de toda la zona, que enlaza los monasterios cistercienses más representativos de Cataluña. Se trata de un sendero de largo recorrido (108 kilómetros en bicicleta) que comunica con otras rutas. Además de su gran valor como zona de visita para quienes quieren hacer turismo de historia, recorre una parte importante del legado natural de la comarca, con zonas de montaña y espacios en los que se siembran viñas y otros cultivos. Si quieres tomártelo con calma, puedes hacer un alto en el camino para disfrutar de la gastronomía típica de la zona. O más de uno, porque sitios donde parar no faltan.

De Forès a Montblanc

Con 21 kilómetros de recorrido, el desnivel de esta ruta la convierte en un desafío incluso para los ciclistas más experimentados. A cambio ofrece un paisaje que merece la pena el esfuerzo. Restos arqueológicos que datan de la época en la que la comarca formaba parte del Imperio Romano, así como lugares medievales. Sin olvidar los miradores naturales en los que se convierten los puntos más altos, que muestran una imagen panorámica de belleza estremecedora.

Ruta de los Comalats

Desde Forès, donde comienza y acaba este recorrido, se puede circular por una ruta que bordea los límites de la Conca del Barberá y Urgell, donde se observa la unión entre cultivos y bosque, pueblos de todos los tamaños y restos de historia que recuerdan que esta zona marcó frontera hace más de mil años.

De Forés a la iglesia de Sant Pere de Sabella

El ayuntamiento es el punto de partida de una ruta corta, con poco más de 5 kilómetros hasta Conesa, concretamente a la iglesia de Sant Pere de Sabella, hoy ermita, pasando por robledales y pinos, y volver al origen. La iglesia es Monumento Histórico desde hace 40 años.

Llorac y su llanura pasando por la Cirera

7 kilómetros con un desnivel de 200 metros que permite ver un patrimonio cultural y agrícola representativo de las poblaciones del Valle del Corb. Desde la Plaza Mayor de Llorac se va hasta la Cirera, un pueblo en el que se han rehabilitado muchas casas y donde destaca la Iglesia de Santa María y la fuente que se utilizaba hace tiempo para regar los cultivos.
Hay muchos más caminos que merecen la pena en la Conca del Barberá, todos ellos dignos de aparecer en esta lista. Aunque estas rutas destacan tanto por su nivel como por la belleza de su entorno.

Si necesitáis unas bicicletas ponemos a vuestra disposición servicio de alquiler de bicicletas de montaña.