Rutas de la Vall del Corb, por un territorio que se expande a ambos lados del río Corb en un suave descenso desde Rauric hasta Bellpuig. La excursión por el Vall del río Corb atraviesa como mínimo 3 paisajes muy diferenciados.
Al primer tramo, los campos de cereales, preparados para recibir una buena siembra y empezar a verdear durante todo el invierno; después, el ambiente netamente mediterráneo de los románticos campos de almendros; finalmente, las hileras de tiralíneas de los árboles frutales del Urgell, donde las técnicas modernas dan al campo el aspecto de un tablero de ajedrez.
Poblaciones que forman la ruta: Santa Coloma de Queralt, Guialmons, Les Piles, Rocafort de Queralt, Conesa, Segura, Saladern, Sabella, El Fonoll, Forès, La Sala de Comalats, Glorieta, Belltall, La Pobla de Ferran, Passanant, Montblanc, Rocallaura, El Tallat, Sant Roc, Ciutadilla, Montblanquet, Vallbona de les Monges, Llorenç de Vallbona, Omells de na Gaià, Arbeca, Belianes, Sant Martí de Maldà, El Vilet, Rocafort de Vallbona, Nalec, Tàrrega, Verdú, La Bovera, Vallsanta, Guimerà, Vallfogona de Riucorb, L’Almetlla de la Segarra, Cervera, Albió, Savallà del Comtat, Llorac, La Cirera, Rauric y Civit. Ver los pueblos recortados sobre el horizonte, como por ejemplo Rauric, pasear por los laberintos que forman las viejas calles de Guimerà y leer frases del famoso Rector de Vallfogona de Riucorb son tres platos fuertes de la excursión.La influencia geográfica, social, económica y política del valle se extiende desde Santa Coloma de Queralt hasta Bellpuig. Entre los siglos IV e III AC se formaron la mayoría de los pueblos que actualmente lo conforman.
En Guimerà se han encontrado restos de un molino ibero-romano y en Santa Maria de la Bovera se ha encontrado restos de cerámica ibérica.
En la época romana (s.V) la Vall del Corb era el corredor que conectaba Barcino con Ilerda. A lo largo del s. XII la orden del Cister se estableció en el valle y se erigieron los monasterios de Santa Maria de Vallbona de les Monges, Santa Maria de la Bovera (Guimerà), Vallsanta (Guimerà) y el Pedregal (El Talladell).
La Vall del Corb  cuenta con un conjunto de productos alimentarios de gran calidad.
Destacan el vino, denominación de origen Costers del Segre, con la Bodega Celler Comalats de excelentes vinos, la bodega Vallcorb de Verdú, y el Celler Bodega  Nalec entre otros.
El aceite de oliva (con Denominación de Origen Protegida ‘Las Garrigues’). También son típicos los embutidos, el queso (cómo lo de Albió), el pan, y las cocas (con varias variantes) y la pastelería.