“LA RECONQUISTA DE SIURANA SEGÚN LA LEYENDA”. HISTORIA DE CORNUDELLA DE MONTSANT, ESCRITA POR EZEQUIEL GORT JUANPERE, FUNDACION ROGER DE BELFORT. REUS 1994.

Dice la leyenda, que en tiempos del conde Ramón Berenguer IV, Cataluña pasó a ser de dominio cristiano, con una sola excepción, el REINO DE SIURANA, donde residia el último rey moro llamado Almemoniz y una reina de singular belleza, llamada Abdelàzia.
Poco a poco los cristianos fueron conquinstando el reino, hasta que llegó el dia en que sólo quedaba fuera de sus dominios la fortaleza más elevada, SIURANA, casi a mitad de camino del cielo.
Hasta alli habian de llegar los cristianos si querian expulsar a los moros de las tierras catalanas.
La conquista del territorio fue muy penosa.
Más tendria que serlo en adelante, pues se enfrentaban con la más dificil de todas, la conquista de la fortaleza de Siurana, casi tendrian que llegar al cielo.
El reto merecia la pena, a más los guerreros ansiaban encontrarse con aquella reina de la que se decia que era extremadamente bella.
Nada no les pararia, aunque el reto era casi imposible.
Durante mucho tiempo los cristianos fueron acercándose al castillo, la historia cuenta que hubo grandes y crueles combates en los que los cristianos siempre se estrellaban en los muros impenetrables de Siurana, que seguia mostrándose infranqueable y la reina muy lejos de sus miradas.
La historia cuenta que nunca hubiesen podido vencer tan obstinada resisténcia mora a Siurana, si no hubiese habido un traidor.
Un acaudalado judio de allí, pretendió salvar sus bienes a cambio de entregar el lugar al enemigo.
Pactó con los cristianos, que estuvieron de acuerdo con lo que él les pedia, si les enseñaba el camino de llegar al castillo.
Otra cosa seria el cumplimiento del pacto.
El judio hizo prometer a los cristianos que a parte de respetar sus bienes también respetarian las vidas y los bienes de los otros judios de Siurana.
Los cristianos con Ramón de Gaganot al frente, una vez dueños ya de las llaves de la ciudad, entraron en ella y se encontraron cara a cara con los moros, como ya no habia ningún obstáculo que les separara empezó una horrenda lucha de la que pocos se salvaron. TODO FUE DESTRUIDO.

El traidor judio contemplaba horrorizado el escalofriante espectáculo desde un lugar seguro, en Siuranella. El se habia salvado pero vió como el fuego devoraba sus bienes y destruia la ciudad.
Entonces fue cuando maldijo a los cristianos y maldijo tambien a la ciudad, de tal suerte que los cristianos nunca podrian beneficiarse de la conquista de Siurana, ya que nunca volveria a tener el esplendor que tuvo cuando estaba en manos de los moros.
Mientras, Abdelàzia estaba tan segura de que su castillo era impenetrable, que cuando los cristianos entraron en la fortaleza, celebraban una gran fiesta en los salones de palacio, donde asistian grandes personajes de Siurana
De lejos escuchaban el rumor del combate, pero no les preocupaba, ¡ los cristianos nunca podrian entrar al castillo!.
La reina no contaba con la traición del judio.
El sueño se desvaneció cuando una flecha entró por una ventana y se clavó encima de una mesa, ante la mirada incrédula de todos los comensales.Ya era demasiado tarde, todo se habia perdido. La reina que tanto habia defendido Siurana, ahora que ya todo era inevitable, tenia que caer en manos del enemigo.
Con decidido gesto montó sobre su caballo blanco, cabalgando delante de los cristianos que iban a su captura y, tapando los ojos al caballo, se dirigió a lo más alto de la montaña para lanzarse por el gran precipicio, en el último momento antes del salto,el caballo se dio cuenta de las intenciones de su reina y señora y en su intento de frenar, clavó sus patas en el suelo hasta hincarlas en la roca, aún asi no pudo evitar la fatalidad. Hoy en dia todavia es visible la marca de este acto desesperado.
Cuenta la leyenda que unos dias después de la conquista, el cuerpo de la desgraciada reina, fue llevado de nuevo a Siurana, para ser enterrada con todos los honores. Pero la reina no era cristiana y su cuerpo no podia entrar en el interior de la antigua mezquita porque habia sido consagrada iglesia, dedicada a Santa Maria. Tampoco podia ser enterrada en el cementerio cristiano, así que le hicieron una sepultura especial, en la pared exterior del templo, tal y como correspondia a un personaje de tal categoria.
Esta sepultura todavia existe y se puede contemplar.
La reina se quedó en Siurana y puede ser que su espíritu no haya abandonado nunca la montaña, ya que también cuenta la leyenda que en las noches tenebrosas todavia pueden oirse en la lejania los lamentos de la desgraciada reina Abdelàzia
Un personaje que no aparece en todo este relato, es el rey moro Almemoniz.
No se habla de él porque no estaba en Siurana, pues murió poco tiempo antes durante una gran batalla con los cristianos.
¿Y que fue del judio?.
Dice la leyenda que fue tal el impacto que le causó el ver la destrucción de su ciudad que se quedó petrificado y que todavia se puede contemplar una gran roca con los rasgos del rostro del traidor, para la memoria de todas las generaciones futuras.
Aquí termina la historia, cada cual que saque sus conclusiones …