Savallà del Comtat, es uno de los municipios que integran las rutas dels castells, medieval y del Cister.
Tiene 72 habitantes y su altitud es de 822 m.
Está situado en la parte septentrional de la comarca, en contacto con los altiplanos de la Segarra, en las laderas de una colina coronada en su parte más alta por los restos del castillo.
El término se extiende por la parte izquierda del río Corb y esta drenado, además, por el barranco de Segura. El terreno, accidentado por la Sierra de Teixonera, confronta al norte con el término de Llorac, por el sur con el de Conesa, por el este con el de Sta. Coloma y por el oeste con el de Vallfogona de Riucorb.
Savallá, conocido como sierra de Avellano, fue donado por los Condes de Barcelona en el año 1043, a la família de los Cervera, que tuvo su dominio hasta finales del s. XII, cuando aparece como señor del lugar Gombau de Oluja.
Durante el s. XIII pasó a los Timor y ya en el siglo XIV los Boixadors por el enlace de Francesca de Timor con Berenguer de Boixadors. En el año 1380, Bernat de Boixadors compró al rey la jurisdicción del castillo, junto con la de Les Piles, Guialmons y Rubió. En el año 1599, esta familia obtuvo el título de Condes de Savallá y el castillo se convirtió en una de las residencias señoriales más importantes de la comarca.
El castillo fue reconstruido probablemente durante el s. XV y también durante el s. XVI. Fue residencia habitual de los Condes de Savallá, els Boixadors, hasta el s. XVII.
Durante las guerras carlistas, los vecinos del pueblo fueron obligados a llevar fajos de leña al castillo para quemarlo. El edificio, quemado y derruído, fue abandonado definitivamente por los condes que al final del s. XIX, con la finalidad de restaurar su castillo de Peralada, propiedad de la misma familia , se utilizaron numerosos e importantes elementos arquitectónicos de gran importancia de éste castillo.
Bernat de Boixadors fue conde de Savallà y por matrimonio barón de Vallmoll. El conde Joan Antoni de Boioxadors i de Pinós heredaría los títulos de vizconde de Rocabertí y conde de Peralada Fue el centro del condado de Savallà.
Es necesario destacar la gran influencia espiritual y económica que durante siglos tuvo sobre el pueblo la “Confraria del Roser”.